Cotidiano Blog

Comunicado de Global Doctor´s for Choice a propósito de fallo del TCA sobre Objecion de Conciencia

Octubre 16 de 2015
http://globaldoctorsforchoice.org/?lang=es

Global Doctors for Choice (Grupo Médico por el Derecho a Decidir) es una red internacional de médicos y médicas de distintas especialidades, comprometida con la defensa y la promoción de la salud y los derechos de las mujeres, especialmente, su autonomía.

Con gran preocupación hemos recibido el reciente fallo del Tribunal de lo Contencioso Administrativo (TCA) de Uruguay que anula artículos del decreto reglamentario 375/012 de la Ley 18.987 relacionados con la objeción de conciencia y otros asuntos. No nos cabe duda de que esta decisión tendrá consecuencias perjudiciales para la salud de las mujeres uruguayas. Además, este fallo avala una interpretación errónea del concepto de objeción de consciencia y contradice los estándares internacionales en cuanto al tema.

Esto estándares especifican que la objeción de consciencia debe ejercerse de acuerdo con estas consideraciones:

• Debe manifestarse por escrito ante la institución y no en cada caso individual frente a la mujer.

• Debe brindarse información correcta y derivar a la mujer a otro operador que sí ofrezca el servicio.

• De no ser posible una referencia, y tratándose del único prestador disponible, el servicio debe prestarse con el fin de evitar dilaciones que pongan en riesgo la salud de la mujer, es decir, se deben brindar los servicios necesarios en el caso de una emergencia médica, a pesar de la objeción.

• La objeción es un mecanismo que solo pueden utilizar quienes participan directamente del procedimiento, no puede ser una acción institucional o colectiva.

• Las instituciones deben asegurar un número suficiente de prestadores en todo el territorio nacional.

Como médicos, entendemos la importancia de la conciencia y la centralidad del juicio íntimo y personalísimo sobre la moral de nuestros actos y, por lo tanto, aceptamos el uso de la objeción como un mecanismo institucional para quienes consideran que ciertos servicios son contrarios a su moral más íntima. No obstante, nuestra obligación principal como médicos es atender a las mujeres que requieren un servicio, sobre todo si hemos elegido actuar en un campo que, como la ginecología, involucra ciertos servicios que solo ellas requieren y que, por ende, exigen especial atención. Por ello entendemos que, a pesar de las convicciones personales, tenemos la obligación de asegurar que los derechos de las mujeres, especialmente su autonomía, pero también la información, los servicios y la confidencialidad, deben garantizarse.

A diferencia de la interpretación con fundamento en la cual acaba de actuar el TCA, Global Doctors for Choice y otro conjunto de organizaciones como la Organización Mundial de la
Salud, la Asociación Médica Mundial y la Federación Internacional de Ginecología y Obstetricia consideran que el derecho a la objeción de conciencia debe limitarse al operador del procedimiento y al procedimiento en sí, y no extenderse a los que están en la cadena de la prestación ni a los cuidados pre-aborto o post-aborto.

Cuando se ejerce la objeción de consciencia en nombre de un derecho individual, otros derechos, son vulnerados: la vida, la salud, la autonomía, la privacidad y la dignidad de las mujeres. Estas consideraciones no se tienen en cuenta en la sentencia del Tribunal. Quienes prestan un servicio de aborto también se basan en razones de conciencia y actúan según aquello que consideran moral: prestar el servicio a las mujeres que lo necesitan.

Adherirse a los estándares acordados internacionalmente permitiría la prestación de servicios oportunos de aborto basados en la conciencia y, al mismo tiempo, implementar procedimientos y reglas claras para quienes decidan negarlos por las mismas razones.

Para mayor información ver:
Negación de servicios por razones de consciencia. Documento de posición.
http://globaldoctorsforchoice.org/wp-content/uploads/Negación-de-servicios-por-razones-de-conciencia.pdf

La objeción de conciencia y la negativa a brindar atención de salud reproductiva: un informe que examina la prevalencia, las consecuencias de salud y las respuestas normativas.
http://globaldoctorsforchoice.org/wp-content/uploads/GDC_White-paper-on-CO-in-reproductive-health_SPA.pdf

Dick Van der Tak
Executive Director
Global Doctor´s for Choice/GDC

Ana Cristina González Vélez
Grupo Médico por el Derecho a Decidir – Colombia/GDC

Cristiao Rosas
Rede Médica Pelo Direito a Decidir/GDC

Alfonso Carreras
Grupo Médico por una Libre Elección/GDC

ISOMontevideo

 

ISOMontevideo es una herramienta para el seguimiento del Consenso de Montevideo, aprobado por los gobiernos de 38 países participantes en la I Conferencia Regional sobre Población y Desarrollo de América Latina y el Caribe del 2013.
En ella se reafirmó la vigencia de los objetivos y las metas que hace 20 años se levantaran en El Cairo en relación a los Derechos Sexuales y Reproductivos vinculados al desarrollo.

Leer más...

Declaración Política del Foro Social de la II Conferencia Regional de Población y Desarrollo

 

 

En el año 2013, en la capital de uno de los países más pequeños de nuestra región, se logró el documento sobre población y desarrollo más incluyente y avanzado del planeta: El Consenso de Montevideo. Este documento ratificó los principales compromisos y acuerdos internacionales como la Declaración Universal de los Derechos Humanos, el Programa de Acción de El Cairo y la plataforma de acción de Beijíng, a la vez que significó importantes y específicos avances para nuestra América Latina y el Caribe.

Leer más...

Repudio a la promoción publicitaria de Santo y Seña

                                                                

 

Cotidiano Mujer expresa su repudio a la promoción del programa Santo y Seña emitida por Canal 4 durante toda la semana en la cual una periodista expone a una niña a hablar en cámara del abuso sexual del que ha sido víctima. 

 

Esta práctica está reñida con las más elementales pautas éticas. El Código de la niñez y la adolescencia establece que"Todo niño y adolescente tiene derecho a que se respete la privacidad de su vida. Tiene derecho a que no se utilice su imagen en forma lesiva, ni se publique ninguna información que lo perjudique y pueda dar lugar a la individualización de su persona". Ni Canal 4, ni el equipo periodístico de Santo y Seña parecen conocer la Ley, ni demuestran tener la mínima sensibilidad frente a una niña violentada a la que vuelven a victimizar. 

 

De hecho la utilizan como promoción publicitaria lo cual está expresamente prohibido en la Ley 17.823, que en su artículo 185 dice "Prohíbese la participación de niños y adolescentes en mensajes publicitarios que atenten contra su dignidad o integridad física, psicológica o social". 

 

Por un periodismo y una televisión de calidad. Ya!!!